¿Porqué los espíritus se quedan entre nosotros?

¿Porqué algunos espíritus se quedan aferrados al plano material, afectando la convivencia entre las personas vivas o alejando la posibilidad de ver la luz y continuar trasegando espiritualmente? Para iniciar, es importante resaltar la mente como el factor predominante que más nos ata este plano, puesto que en ella residen egos, ideas, conceptos y demás con los que morimos y que determinaron nuestros rasgos psicológicos de personalidad y quedaron registrados en nuestra consciencia.

La mente es la que vincula a las personas con ilusiones de justicia ante las circunstancias de su muerte, apego hacia los parientes, tareas pendientes, concepto de la muerte, concepción religiosa, falta de comprensión hacia la vida y la existencia misma.

Con el propósito de hacer más digerible este tema, desglosaré cada uno de los puntos mencionados y que desde mi experiencia mediúmnica,  han sido el mayor impedimento para que un espíritu cruce el umbral:

1.Parientes: El apego por nuestros seres queridos es uno de los egos más marcados de la mente humana occidental y que por cuestiones culturales, se expande como un virus, de generación en generación. Muchas personas muertas han dejado hijos adultos que gozan de buena salud y bienes materiales. Sin embargo, ésta variable no impide que esos espíritus se aferren al plano material para realizar un trabajo de acompañamiento, guía y protección a esos seres queridos. Si bien, una persona que muere dejando infantes a cargo de otros, en la mayoría de los casos, se quedará para protegerlo hasta que ese ser adquiera la conciencia de un adulto mayor.

Este caso es contraproducente para quienes se quedan viviendo paso a paso las experiencias de vida de sus parientes. Dado que cada ser humano a nivel vivencial debe enfrentarse a una serie de pruebas que obedecen a su misión y propósitos más elevados. La presencia nuestra en espíritu no nos garantiza menos o inexistentes experiencias de dolor y tristeza en los seres que acompañamos, al contrario, estos espíritus pueden identificarse con el dolor ajeno, aferrándolos aún más a la idea de quedarse junto a ellos.

2.Tareas pendientes: decir que “tengo” o “debo” hacer determinada cosa puede ser un arma de doble filo para quien muere de manera accidental o repentina, pues muchos espíritus se quedan esperando que alguien haga lo que dejaron pendiente.

Lo mejor que podemos hacer en este caso, es pensar que si las cosas se dan y nuestro tiempo de vida lo permite, podremos llevar a cabo las actividades y/o tareas que tengamos propuestas, y convencernos de que lo más importante es aceptar las circunstancias y respetar el curso de nuestra existencia.

3.Concepción de la muerte: En esta parte, se incluyen las personas que murieron pensando que llegarían a un cielo, un infierno o purgatorio. Muchos de ellos no cruzan a la luz porque piensan que van a ser castigados pero en el fondo desean irse porque también creen en el “descanso eterno”. En esta serie de mitos confían muchos humanos y cuando mueren se enfrentan a una realidad muy diferente. Es por esto que se quedan estancados en el plano material, buscando algún ser o médium que pueda ayudarlos a cruzar y que pueda explicarles con más detalle su situación.

4.Vulneración de leyes espirituales: Algunos espíritus se convierten en un lastre para quienes deciden habitar ciertos lugares, pero si hacemos una revisión exhaustiva de la calidad de seres que fueron en vida, hallaremos en su historial, experiencias provocadas por ellos en las que afectaron a mucha gente, es decir, que en lugar de haber aprendido algo, retrocedieron muchos pasos espiritualmente. Por esa razón, no van hacia la luz porque intuyen que deben “ajustar cuentas” y afrontar consecuencias para las que aún no están preparados, así que por decisión propia, escogen quedarse en el plano material, bien sea, atormentado otros espíritus, gente viva o deambulando en cualquier parte.

5.Conceptos religiosos: En un mundo donde proliferan las religiones, es común morirse confundido. Para ser exacta, muchas personas mueren pensando que se van a encontrar al dios, diablo y Jesucristo de la biblia (Judeocristiana). En efecto, no se encuentran a ninguno de esos seres, situación que confunde a millones de espíritus, generándoles, desorientación, ansiedad, depresión y alejando la luz.

En esta ilusión hay cientos de miles de personas en todos los sitios existentes del planeta que pueden pasar mucho tiempo esperando que alguno de esos personajes llegue a ellos y les de la luz para irse.

6.Falta de entendimiento: Este caso es para las personas que desconocen la importancia de la vida; quienes desconocen el sentido de la encarnación física no comprenderán nunca el significado real de la muerte. Por lo general son espíritus que no mostraron mayor interés en el tema de la muerte mientras vivieron, tampoco le dieron mayor trascendencia al origen de sus creencias, que en la mayoría de casos son instaladas durante la infancia y por la cultura, y alejados de cualquier contacto con su propio espíritu parten del mundo físico.

7.Espíritus suicidas: Este punto da para otro post, pero para ser breve, los espíritus de las personas que acabaron con su vida, deben enfrentarse con una realidad cruel e indeseable, pues han cometido un acto denigrante desde cualquier punto de vista espiritual. Este camino, es sin duda alguna, la muestra fehaciente de la escasa conciencia que tienen algunos seres humanos acerca de la muerte. Todos esos espíritus, absolutamente todos se quedan en el plano material encarnando el dolor de sus parientes y amigos y luego de haber visualizado previamente (gracias a sus seres guías superiores) como hubiese sido su vida de haber tomado decisiones más sabias.

Aunque el tiempo es algo que nosotros los humanos hemos inventado, los espíritus que experimentan el suicidio tardan años (humanos) en ver la luz, incluso, muchos se convierten en los conocidos” espíritus en pena” dependiendo de cómo haya sido el caso.

En síntesis, el desprendimiento, la mente, nuestras acciones y toda la información que depositemos en ella mientras vivimos, es fundamental para que nuestro espíritu pueda cruzar sin inconvenientes o ver la luz en seguida nos morimos. Todo depende de eso, de tu mentalidad, de cómo viviste, de la energía que impartiste en otros, y de tu capacidad de desprendimiento frente a lo que te traía infelicidad.. la conexión con tu verdadero espíritu, tu esencia misma es la que te permitirá estar tranquilo para asumir la muerte y estar preparado para llegar a tu verdadero hogar cuando desencarnes.

descarga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: